Un recorrido por la gastronomía Haitiana: sabores tradicionales, picantes, y toques de color

Haïti, la cenicienta del Caribe, recibe al visitante con una oleada de calor característico de esta región, música y baile para iniciar este recorrido a través de canciones que hablan de amor por su patria, y una sonrisa que delata a su población de origen “creole”.

Imagen

En Haïti se respira y se escucha un caos complejo. A pesar de los esfuerzos del Gobierno y la Comunidad Internacional, la situación en la que se encuentra el país después del seísmo del 12 de Enero del año 2010 sigue siendo una situación complicada y devastadora. Sin embargo, Haïti tiene color, al menos eso es lo que quieren mostrarnos desde las comunas, donde el gris de las construcciones se engalana de diferentes colores convirtiendo el paisaje en un cuadro que recuerda a sus artistas y a su pintura naif.

Imagen

No existen calles medianamente asfaltadas, ni aceras, la gente se aglutina en los laterales de las vías y a pesar del polvo que muchas veces tapa todo, la población haitiana llena de color su vida con las frutas y verduras más diversas: el maíz (mayi), la guanábana (corosol), el mango, el plátano (bannann), la papaya, el coco, el aguacate (zaboka), el pimiento picante (piman pike). Imagen

Con una prestige bien fría, la cerveza lager nacional desde 1976, y un refresco de “fruit champagne” comenzamos este recorrido por la gastronomía popular Haitiana. El aperitivo que siempre acompaña las bebidas son unos pistachos tostados a la brasa (pistach griye), que conservan un sabor característico que recuerda al fuego. Estos frutos secos se sirven en copas invitan al comensal a picar sin parar mientras esperas el tiempo necesario para que todo esté listo, la elaboración de algunos platos pueden tardar hasta 45 minutos, mientras tanto, déjate llevar y disfruta.

IMG_8491

La comida de mar es un bien preciado en Haïti, desde un tradicional pescado a la sal (Pwason gluo sél) o tilapias de piscifactoría del país a la brasa, al Lambi -la concha de la independencia-, un plato muy solicitado en todas partes, la textura de este molusco que crece en el interior de una caracola gigante recuerda a la sepia o al pulpo, se sirve como uno desee: frito, en sopas, guisos y ensaladas, la mejor, la receta tradicional criolla (Lambi boukannan) con tomate y cebolla.

Otra receta muy popular que pone la nota de color de los sabores haitianos es el arroz que en muchos casos se importa de Estados Unidos, a pesar de producirse en el país. La preparación del arroz Djon-Djon (Diri Djon-Djon), obtiene su color negro gracias a una seta silvestre que crecen única y exclusivamente en tierra haitiana y se comercializa seca, este hongo es el responsable de otorgar el color y el sabor intenso al arroz que en el paladar te permite trasladarte a las inmediaciones de un bosque.

El plato del día es la especialidad Haitiana que posee un alto valor calórico que permite tener energías para todo el día. La combinación de cabrito, pollo, cerdo, plátano frito (bannann peze), y “Pi-Kliz” una ensalada de zanahoria, rábano y col con un toque picante cuya mezcla puedes conseguir ya preparada directamente para su consumo en los supermercados.IMG_8495

Como siempre el pan (konpanet) toma importancia en las diferentes culturas, servido en un recipiente de hierro -una de las muchas obras de arte que se venden en los puestos de la calle- estas tortas de harina, mantequilla y ajo a la brasa, recuerdan el cariño dulce del sazón casero de quien las prepara. Como dato curioso, la capital conserva un antiguo conjunto de casas coloniales llamado estilo “Gingerbread” que nos trasladan a la época colonial más florida de la capital.

IMG_8498

IMG-20140220-00025

De postre un buen jugo de cualquiera de sus frutas deleita el paladar, y un café negro (Café peyi) que la mayoría de las veces no necesita azúcar. Como digestivo se puede elegir entre una combinación de Ron y frutas (Rhum Punch) o un tranpe.

Haïti, un país en el que la gente se saluda con un ligero roce de cabezas para conectar el espíritu y el alma, y en el que su población mantiene, a pesar de las adversidades, sus tradiciones y su cultura.

 

Ayiti como se dice en creole es mágico, ¡experiméntalo!, y como la magia, Haïti no es para todo el mundo. Para los que todavía no lo han probado, que sepan que es un país que atrapa y engancha.

Buen viaje! Bon vwayaj!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s